Las redes de comunicaciones inalámbricas avanzan hacia despliegues en los que el número de equipos por unidad de área será al menos un orden de magnitud mayor que el actual. Este proceso de densificación trae consigo un incremento sustancial de la eficiencia espectral y de la capacidad de transmisión de la red, pero también incrementa notablemente el consumo de energía de los dispositivos y de todo el sistema, por causa de la interferencia, el acceso no coordinado o el acoplamiento de los ciclos de uso en los dispositivos.

En este proyecto se están (1) ideando algoritmos y procedimientos nuevos para reducir el consumo de energía en los dispositivos y en las estaciones base de la red, manteniendo la eficiencia espectral; (2) desarrollando modelos matemáticos para estimar la eficiencia energética de los dispositivos y de las redes de comunicaciones, en especial en entornos densos (5G y 5G+) y en comunicaciones D2D, pero también en grandes redes conmutadas Ethernet , como las de los centros de datos; (3) utilizando medidas en tiempo real del estado de la red para optimizar el ciclo de uso de los dispositivos y reducir su consumo de energía, sin afectar al retardo ni a la tasa de forma sensible (networking anticipatorio), mediante técnicas de compresión/estimación estadística y ML.